24 dic. 2014


No hay cumbre por pequeña que sea, que no transmita paz y serenidad. 
Quizá llegue un día en que el hombre pueda recoger con esperanza lo que la montaña nos grita cada día.

¡FELIZ NAVIDAD!